Home > Astroartículos > Un paseo por las épocas de esplendor y de críticas  
  Un paseo por las épocas de esplendor y de críticas  

El lenguaje de las estrellas y de los planetas es también el lenguaje con que la humanidad ha intentado definir, en cada una de las diferentes culturas, el papel del ser humano en el orden cósmico.
La Astrología moderna se basa en la obra del astrónomo y astrólogo griego Ptolomeo de Alejandría (siglo II d.C.) llamada Almagesto…si bien, en realidad el origen de esta disciplina se remonta mucho, mucho mas tiempo atrás…



La Astrología se originó a partir de una compleja amalgama de elementos procedentes de la religión astral y de los augurios babilónicos y persas de la cosmología y el calendario del antiguo Egipto, así como de las ideas científicas y filosóficas de los griegos. La Astrología, en Mesopotamia (actualmente en la zona de Irak), se desarrolló como un extenso sistema de correlaciones entre los cuerpos celestes y los sucesos ocurridos en el Firmamento y la Tierra; sistema que no era determinado por mediciones objetivas, sino por el reconocimiento emotivo de los valores.
No obstante tuvo que esperar hasta la época helénica para que adoptara su forma clásica, la interpretación de los 12 signos del zodiaco justo en el momento que la cultura griega se extendió desde el mediterráneo hasta el norte de la India, por la campaña de Alejandro Magno (334 a.C.)
La Astrología, tal como se conoce hoy en día, se basa en las relaciones que se establecen en un momento dado entre las posiciones de los distintos cuerpos celestes, los planetas. Al igual que las ciencias que determina el calendario la adivinación a partir de los movimientos planetarios requiere una profunda base astronómica, así como un canon predeterminado de interpretación de cada uno de los planetas.
En el siglo V a.C., la conjunción de todos estos requisitos permitió la aparición de los primeros horóscopos de época babilónica, que eran los “mapas del cielo” en un  momento y en un lugar de la Tierra específicos; a partir de ellos surgieron los pronósticos individuales  acerca del carácter y del destino a partir del horóscopo que le corresponde a cada uno según la hora, fecha y lugar de nacimiento.

El conocimiento del Zodiaco pudo haber llegado a los griegos desde Babilonia entre los siglos VII y VI a.C.
(Conrado Eggers Lan)

Pasando por épocas de esplendor y críticas a través de su recorrido por el tiempo, llega al siglo XX donde se vivió una especie de renacimiento como consecuencia del creciente escepticismo ante la Ciencia como única respuesta a las preguntas del hombre.

En ese contexto, la Astrología reivindica su capacidad intuitiva para relacionar al Ser Humano con un Cosmos Inteligente y recuperar así la importancia que tuvo en tiempos de los mesopotámicos, los egipcios y los griegos donde, practicando el Libre Albedrío, el hombre podía acercarse a la Astrología para encontrar una Guía para su Alma y así tomar mejores decisiones en el derrotero de si vida…el cielo le mostraba y él decidía.

En tiempos de Santo Tomas de Aquino (1225-1274), se toma la racionalización llevada a cabo por Ptolomeo traduciéndose en una cierta conciliación con el cristianismo. La Iglesia declaró que no hacía falta entrar en disputa con los astrólogos…que si bien la Astrología puede influir en su Alma, nunca hasta el extremo de condicionar su libre albedrío, ya que sigue siendo el ser humano el que tiene la ultima palabra ante sus actos.
Santo Tomas de Aquino le dedica a la Astrología una buena parte de su obra…

”Los astros ejercen una fuerza directa sobre los cuerpos exteriores, y una fuerza indirecta y accidental sobre las potencias del Alma. Nada se opone a que la acción de los astros predisponga a ciertos hombres a la cólera o a otras pasiones”…

La Astrología tiene el mérito de su espiritualidad al intentar descubrir los hilos misteriosos que nos unen con los astros lejanos, con el Universo todo por donde navegamos en profundo silencio, con rumbo aproximado a la bella estrella Vega, de la constelación de la Lira, puerto ideal que brilla muy lejos y que es posible de ver en los cielos de primavera.

Los buenos astrólogos dicen que a las influencias astrales sobre el ser que nace no hay que considerarlas condicionantes ni irremediables…sino simplemente orientadoras, dirigentes…fuerzas que pueden llegar a ser modificadas o desviadas hasta cierto punto por el sujeto si dispone de carácter e inteligencia, de elección responsable. De esto se deducen dos cosas interesantes: que el libre albedrío no está comprometido del todo y que conviene conocer nuestro mapa natal para prevenirnos!...y solo la experiencia puede corroborar esta afirmación.

ANEXO: acerca del Zodiaco Chino
Tanto la tradición Occidental como la India, tiene sus orígenes en la antigua observación que realizaron los mesopotámicos y los antiguos egipcios del horizonte con respecto a la salida y la puesta del Sol, de las estrellas y de los planetas; es decir, la trayectoria del Sol a través de las distintas constelaciones.
La Astrología y Astronomía China, en cambio, son circumpolares y ecuatoriales, se basan en la observación de las estrellas circumpolares que nunca se ponen en las latitudes chinas y en su paso por el meridiano.

La popular versión del Zodiaco chino se basa en el cielo de las “12 ramas”, que extrae un elemento de la astrología china y lo aplica a los años, a veces a las horas, simbolizada por medio de un ciclo de 12 animales. El origen del zodiaco animal chino es un autentico misterio y a pesar de los intentos por vincularlo al zodiaco tradicional occidental, no se ha podido establecer ningún nexo entre ambos.

HENIAX Soluciones Informáticas