Home > Astroartículos > ¿De dónde vienen las artes adivinatorias?  
  ¿De dónde vienen las artes adivinatorias?  

“Anduve buscándome a mi mismo”
“El Señor, cuyo oráculo es el que está en Delfos no dice ni oculta nada, solo da señales”
(Heráclito de Efeso, 480 a.C.)


La capacidad del humano para construir mitos, lo lleva a una relación de emoción y empatía con el Universo que lo rodea. En el reconocimiento de esa relación es donde  subyace el fundamento de ese fenómeno universal que es la interpretación del futuro y las artes adivinatorias.

Es en la antigua mesopotamia donde se centra el desarrollo mas elaborado de las artes adivinatorias. Muchas de esas prácticas luego se introdujeron en la antigua Grecia y en la cultura de los etruscos (Norte de Italia)

Gracias a un conocimiento cada vez mas preciso de los ciclos de las estrellas y los planetas, (vale decir que para los antiguos no eran mas que las encarnaciones de los dioses) se pasó a atribuir a los sacerdotes poseedores de dichos conocimientos, la capacidad de influir sobre el propio destino.

En su máxima expresión, la adivinación ofrece la posibilidad de alcanzar un grado de autoconocimiento que trasciende nuestra capacidad de análisis.

Por ejemplo, en Delfos, en la antigua Grecia, la sacerdotisa “Pitia” revelaba los oráculos de Apolo, sentada en el “ombligo del mundo”. Se podía leer la celebre inscripción “Conócete a ti mismo”. Y es que el autoconocimiento constituía el “ombligo” del destino, el eje en torno el cual giraba el ser consciente.
Esta sabiduría, es la esencia de toda adivinación y se considera el saber mas elevado de todos los oráculos.

“Conócete a ti mismo, ten el valor de mirarte y eso te hará libre. No me mires a los ojos ni me mires la cara ni las manos…eso es solamente la casa donde yo vivo…”
(Shakespeare)


En Enuma Anu Enlil, recopilación de profecías mesopotámicas (datadas del año 1.000ac y anteriores) se encuentra toda una colección de breves formulas sobre los fenómenos celestes como eclipses, rayos y nubes.
Marduk, ordenó a la Luna que apareciera; le confió la noche, la hizo su criatura de la oscuridad para medir el tiempo, y cada mes, constantemente, la adornaba con una corona…De Enuma Elish, tablas del siglo VII a.C. donde se encuentran leyendas asirio-babilónicas sobre la creación del mundo.

…Siglos mas tarde, los augurios del cielo seguían siendo una fuente popular de adivinación y disponible para quién la quisiera “tomar”…

“Cuando mueren mendigos no se ven cometas; / el cielo mismo anuncia, en cambio, la muerte de los príncipes”
Extraído de los versos del “Julio Cesar”, de Shakespeare,
donde ilustrada la caída de los reyes a través de fenómenos celestes.


Para el antropólogo francés Lucien Lévy-Bruhl (1857-1939), la mentalidad “primitiva” es aquella capaz de procesar “la causalidad”, pero que no ha perdido aun la capacidad de percibir lo sobrenatural en la realidad ordinaria, y actúa en consecuencia.

De ese modo, las profecías, los dioses y los espíritus pasan a ser reales y es precisamente su mundo el que aparece en los mitos.
Es diferente la postura de Claude Lévi-Strauss (1908) quién demostró la manera en que los mitos reflejan pautas subyacentes de organización social y cultural.

Pero…fue el pensamiento de Lévy-Bruhl, junto con la visión romántica del mito como revelación espiritual, lo que sentó las bases de la obra y la teoría de Carl Jung (1875-1961).
El pensamiento de Jung complementa la interpretación astronómica dotándola de una dimensión subjetiva basada en el funcionamiento del Inconsciente.

Para Jung, el simbolismo que va asociado a cada una de las estrellas y planetas es lo que ha quedado del inconsciente colectivo, una parte de la mente que responde a determinados símbolos universales e innatos o arquetípicos.
Los sistemas de símbolos, como la alquimia o la astrología, permiten crear un leguaje capaz de expresar el camino del alma hacia su realización.

Este médico psiquiatra, sostenía que los 12 tipos de carácter recogidos en los signos del zodiaco junto con los atributos dinámicos de los 7 planetas tradicionales (que introducen el movimiento y en cambio en la imagen) convertía a la Astrología en la psicología del la antigüedad, ya que queda abarcada la suma total del conocimiento psicológico del mundo antiguo.

Los ancianos y los cometas han sido venerados por los mimos motivos…sus largas cabelleras y sus predicciones.
(Jonathan Swift, escritor anglo irlandés del 1.700)


HENIAX Soluciones Informáticas